cuartopanel08/09/2018 - “Los caminos para recuperar la confianza social en la política”, fue el tema del cuarto panel, realizado en el marco del Encuentro Nacional “Repensando la Política”, que se desarrolla en Tanti bajo el lema “Hacia una política del encuentro”. Esta mesa estuvo conformada por, Humberto Podetti, Luis Contigiani (PS), Ricardo Alfonsín (UCR), Felipe Solá (FR), Monseñor Jorge Lozano, (Arzobispo de San Juan de Cuyo) y como moderadora Martha Arriola (Cuidadores de la Casa común).

Humberto Podetti, destacó que “Hay que construir la dignidad de ser trabajadores, trabajadoras”.

En este orden agregó que “Hay que entender al trabajo, no como mercancía, sino como productor de dignidad para el hombre y la mujer”. Remarcó que “Hay una economía que se puso en marcha y es la economía de la solidaridad”. “Nada autoriza a la misma a violar normas éticas y menos tomar acciones que estén en contradicción con las necesidades sociales más elementales”.

Finalmente, dijo que “El sujeto es el Pueblo. Lo más rico que se está construyendo hoy es en las periferias, en las sociedades periféricas”. “En la Argentina el populismo es de sectores académicos. Nuestros trabajadores del siglo XXI, quieren un nuevo sistema con justicia para todos, no solo para ellos”, concluyó.

Contigiani

Por su parte, Luis Contigiani (PS), comenzó diciendo que “Va a ser imposible recuperar la confianza en la política sino resolvemos primero la pobreza y si no recuperamos para nuestro país una nueva vocación de desarrollo nacional con la industria ".

Hizo hincapié en que “La política como vocación es la dimensión más sublime del ser humano, como  ya lo decía Pablo VI,  la mayor caridad”. Finalmente dijo que “La política está destinada a producir bienes públicos, en  términos de derechos, dignidad del hombre, igualdad”.  Porque “La política sin esencia siempre va a ser un instrumento de los poderosos. Debe recuperar épica, alegría, entusiasmo, utopía”, indicó.

En tanto que Ricardo Alfonsín (UCR), comenzó su reflexión diciendo que “No podemos prescindir de la política, porque la política nos sacó de la barbarie”.  Amplió diciendo que “La 

Alfonsín

organización de la sociedad es tarea de la política. La política para mí, es la que tiene por objeto organizar la sociedad, donde cada miembro pueda vivir con dignidad. Negarla es suicida, volver a la barbarie. Y afirmó que “No está exenta del examen ético”.

En conclusión, indicó que “La dignidad se agravia sin la libertad, igualdad y justicia social. Por lo que es responsabilidad de la política la dignidad”.

En torno a tema desarrollado, Felipe Solá (FR), planteó el problema del mundo actual diciendo que “Al mundo actual lo llaman Vica: Volátil.  Incierto; Complejo y Ambiguo”.  “Vivimos  en una sociedad donde la capacidad de discernir, se hace difícil por el bombardeo de información. A esto hay que resistir, pero es más difícil para el que no tiene trabajo o no ha tenido una forma de desarrollarse”.

ESoláxpresó también que “Nosotros no dominamos la confianza social, tenemos que trabajar en ella”. 

Y en este sentido, hizo alusión a que “La ética en la función pública empieza desde arriba para abajo”

Cerró su exposición diciendo que “Hay una creencia de que los políticos tienen mucha información y mucho poder, por eso se espera que presente soluciones rápidas y esto es una gran presión para los que tenemos la obligación, si es posible, de contar con información precisa sobre los temas más álgidos de la Argentina”.

La reflexión final estuvo a cargo de Monseñor Jorge Lozano, (Arzobispo de San Juan de Cuyo), quien destacó la pasión puesta de manifiesto por los cuatro panelistas en sus aportes, no desde un punto de vista aséptico, sino por el anhelo de la búsqueda.

Agregó que “Hay que dar pasos pequeños  para recuperar la confianza social”. Y  rescató que los ideales  políticos se han refugiado y fructificado en diversos espacios sociales,“donde codo a codo se buscan condiciones más dignas de vida”.

Finalmente, Monseñor Lozano agradeció el tiempo que generosamente muchas personan ponen al servicio de los más pobres, porque esto va a contribuir a recuperar la confianza social, concluyó.